Seleccionar página

“Si quieres puedes” y otras tonterías.

09

MAY, 2018

En un mundo con abundante información visual, mensajes de procedencia variada llegan por canales diversos: el marketing, la publicidad, el mundo del desarrollo personal o cualquier negocio proponen mensajes que pretenden arreglarte la vida… ¿o no?

Estoy bastante alerta en cuanto a ellos porque suenan bien y parecen fáciles de aceptar. Ese es su cometido, pero también es su principal peligro porque, a pesar de su buena intención, suelen ser engañosos y en algunos casos peligrosos.

Recientemente me encontré este mensaje bien visible en un negocio: “Si lo puedes soñar, lo puedes hacer”.

¡No me digas que no suena bien, que no es bonito! Cuando lo leí, no pude por menos que sonreír. Inmediatamente me vino el recuerdo de algo que soñaba con frecuencia en una época de mi vida. Soñaba que volaba… me lanzaba de una altura considerable y después de unos segundos de angustia durante la caída, recordaba mi capacidad de volar y comenzaba a subir y disfrutar… aún puedo experimentar aquel cosquilleo en el estómago.

Más allá de simplificaciones en cuanto a la posible interpretación del sueño, lo que me hizo sonreír fue el hecho de pensar en las consecuencias de haberme tomado la frasecita al pie de la letra… ¡lo pude soñar!…

Para mí es evidente que no es posible hacer todo lo que puedes soñar y que lo que sueñas no tiene que convertirse en la brújula de tu vida.

Otras personas quizás no lo tienen tan claro: si aceptan la idea una consecuencia probable es la decepción y si se lo toman literalmente puede haber consecuencias más graves.

Otra frasecita recurrente en el mundo de la mensajería motivacional es el clásico “Si quieres puedes” ¿te suena?

Llámame aguafiestas, pero te lo voy a dejar claro de entrada: ¡no siempre!

Conseguir cosas en la vida mueve a todos los seres vivos, pero siento decirte que hacen falta más cosas que simplemente querer.

Querer es un primer paso, un irritante importante para ir en pos de nuestras consecuciones. Pero hay que ponerse en marcha, hay que hacer cosas y eso requiere habilidad y conocimiento.

Esto es algo que no está explícito en la frase. Puedes decir que se sobreentiende, pero la cuestión es que no todo el mundo sobreentiende las mismas cosas y algunas personas toman decisiones importantes al amparo de este tipo de eslóganes.

También hay otra cuestión y es que, aunque lo entiendas, hay cosas que nunca vas a poder conseguir, aunque quieras, porque las habilidades y el conocimiento necesarios van a estar más allá de tus posibilidades actuales y futuras. Mucha gente pierde el tiempo con fantasías y ensoñaciones que nunca conseguirán y acaban frustrados, decepcionados y en definitiva sufriendo por ello.

La fantasía y la ensoñación son habilidades humanas de las que no es necesario prescindir, pero sí es recomendable aprender a utilizarlas de forma útil.

También puede ser útil marcarse aspiraciones elevadas, de hecho, si te planteas aspiraciones muy por debajo de tus posibilidades actuales o de lo que puedas desarrollar, estás comprando una entrada hacia el aburrimiento que posiblemente derive en angustia por una falta de sentido en tu vida.

Aspiraciones elevadas pueden invitarte a ir a por más en la vida y eso puede estar bien, pero si te pasas acabarás frustrándote.

Hay otra habilidad humana que es importante desarrollar: comprender que más no es necesariamente mejor, se llama “optimizar” y es muy útil en todos los ámbitos de la vida.

El mundillo del desarrollo personal ha importado un término anglosajón que está de moda, el “empowerment” o “empoderamiento”.

Es un término algo confuso porque

el verdadero poder personal procede de ser consciente de tu participación en tu realidad, sentirte de alguna manera artífice de tu vida.

Esto va más allá de la activación resultante por el exceso de adrenalina producido en un curso cargado de eslóganes y efectos especiales diseñados para tal fin.

Tu poder deriva de tu auto conocimiento y también del conocimiento del mundo. Saber cómo suceden las cosas para hacer que sucedan cosas.

Además de querer, hay que activar conductas apropiadas. Saber que no puedes darte por vencido demasiado pronto, resistencia a la frustración, determinación… motivación, voluntad… en definitiva mucho más que simplemente QUERER.

¿Atascado con alguno de tus propósitos vitales?… Si necesitas organizar tu motivación, mejorar habilidades o un conocimiento más certero para conseguir lo que te propones…

Mi contacto +34 609412424 · maxi@sapiens.coach

 

Inspirado en metodología DBM® creada por John McWhirter.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando consideraremos que aceptas su uso. más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This